Una buena alimentación para dormir bien.

Si quieres dormir bien, no tener problemas a la hora de conciliar el sueño y despertar bien descansado, debes saber que lo que comes durante las últimas horas del día y, por supuesto a la hora de la cena, te puede ayudar a dormir mejor.

Siempre se ha dicho que para conciliar el sueño sin problemas es mejor evitar las cenas muy abundantes y pesadas. Es cierto. Pero tampoco debes pasarte al otro extremo y acostarte sin cenar o habiendo tomado tan poca cosa que te despierte a mitad de la noche el hambre.

Lo ideal es hacer una cena que te produzca sensación de saciedad pero a base de alimentos poco grasos y de fácil digestión.

Tampoco es recomendable cenar e inmediatamente ir a dormir ya que esto se ha relacionado con una acumulación mayor de grasa. Lo ideal es cenar y dejar pasar un rato (entre una hora y media y dos horas) antes de meterte en la cama.

Además, existen una serie de alimentos que favorecen el sueño porque ayudan a regular los niveles de serotonina y melatonina (influyen directamente en el sueño). Estos alimentos son ricos en triptófano, un aminoácido necesario para la producción de serotonina y melatonina.

Los alimentos ricos en triptófano son aquellos alimentos ricos en proteínas: carne, huevos, pescado, frutos secos…

Para que la secreción de estas sustancias sea adecuada, además de triptófano necesitaremos algunos ácidos grasos como el omega 3 por lo que no deben faltar de nuestra dieta el pescado azul, las nueces y las verduras de hoja verde.

A la hora de la cena, la carne más recomendable es la de pavo. La carne de pavo es baja en grasa y con un alto valor proteico. Una buena opción es un filete de pavo a la plancha, un sándwich de pavo con lechuga o una ensalada a la que se le añade jamón de pavo en taquitos.

En cuanto a las bebidas, lo más recomendable es no tomar alcohol en la cena y evitar el café desde al menos cuatro horas antes de dormir.

En definitiva, algunos alimentos pueden ayudarte a dormir y a tener un sueño más reparador. Entre estos alimentos se encuentran:

    •     Leche: La leche es rica en triptófano y el calcio que tiene hace que el triptófano se absorba mejor.
    •     Miel: En pequeñas cantidades actúa como inductor del sueño. Una buena opción es tomar antes de acostarnos un vaso de leche caliente con miel.
    •     Yogurt: Por el mismo motivo que la leche (alto contenido en calcio y triptófano)
    •     Plátano: Es muy rico en magnesio (un buen relajante muscular)
    •     Carne de pavo o pollo: Carnes bajas en grasa, ricas en triptófano y fáciles de digerir.
    •     Pan integral, arroz y pasta: Los hidratos de carbono en cantidad moderada combinados con las proteínas inducen el sueño porque potencian la utilización de         triptófano para segregar serotonina y melatonina.
    •    Nueces y almendras: Ricas en triptófano y magnesio. Recurso ideal para los vegetarianos.
    •    Infusiones de te de tila: Tienen propiedades sedantes.