Memory Foam

 

Desde el Memory Foam tradicional hasta el Cool Memory foam, Conoce a fondo las diferencias entre ellas y sus beneficios.

Te preguntaras ¿Que hace tan especial a tu colchón de memory foam?...Pues aquí te lo contamos,

El memory foam tradicional es el más popular que podrás encontrar ya que el memory foam tiene una sensación sustancialmente diferente en comparación con unos resortes típicos.

Beneficios:
Un  colchón de memory foam  reducen los puntos de presión en tu cuerpo dejando que la circulación sanguínea sea más fluida y de esa manera tu descanso sea no solo placentero si no también reparador.

Se adapta a tu cuerpo de tal manera en que no volverás a despertar con alguna parte de tu cuerpo dormida ya que activa la circulación de tu cuerpo.
Por naturaleza el Memory Foam es anti ácaros y anti microbiana, este es un gran beneficio para aquellas personas que padecen de alergias.

El Cool Memory foam está hecha de perlas de gel que se infunden, y esto crea una estructura de célula abierta que promueve el movimiento del aire. El calor de su cuerpo se disipa y esto hace que el colchon no absorba el calor. Esto le ayuda a mantener una temperatura fresca y cómoda toda la noche.

Estas perlas de gel brindan una capa de apoyo dentro del memory foam, liberando los puntos de presión para proporcionar el máximo apoyo que una persona necesita, exactamente donde se necesita y haciéndolo mas fresco.

Beneficios:
Sus ventajas incluyen un mejor flujo de aire para una noche de sueño más fresco, el alivio óptimo punto de presión para una mejor circulación y una mejor alineación de la columna

 El Memory Foam es un producto derivado de un invento de la NASA, desarrollado en 1966 para reducir los efectos de las fuerzas G en los asientos de los astronautas. Sus cambios y adaptaciones posteriores en productos que procuran tu descanso, como colchones, colchonetas o almohadas, fueron utilizados originalmente en hospitales y centros médicos, procurando la mayor comodidad de ciertos pacientes, pero con el paso del tiempo su popularidad creció y fue inevitable que su oferta llegara al público en general, ofreciéndose como una alternativa para mejorar tu salud, ya que al aliviar los puntos de presión de tu cuerpo podía solucionar problemas como la artritis.

El material  Memory Foam se compone de miles de millones de celdas esféricas abiertas.  Estas celdas responden a la temperatura y peso del cuerpo, y reorganizan su posición para moldearse a sus contornos exactos.  Llega a ser más suave en áreas más calientes (donde su cuerpo está haciendo la mayoría del contacto con la superficie) y sigue siendo más firme en áreas más frescas (donde se está haciendo menos contacto del cuerpo), dando como resultado una comodidad excepcional y un soporte excelente. Debido a la disipación de la presión, la sangre fluye libremente toda la noche, haciendo que de menos vueltas - es decir - usted descansa mejor.