¿Qué es el insomnio?

Las personas que sufren de insomnio suelen quejarse de algunos de los siguientes problemas:

  • Dificultad para dormirse.
  • Dificultad para mantener el sueño (se despiertan varias veces en la noche).
  • Despertares tempranos en la madrugada.
  • Sensación de no dormir bien.

Durante el día las personas con insomnio suelen tener:

  • Cansancio o sueño.
  • Ansiedad o depresión.
  • Trastornos de memoria o reducción de la atención.
  • Irritabilidad, nerviosismo.

¿Qué puede causar insomnio?

Hay muchas causas que pueden provocar insomnio.

  • Enfermedades psiquiátricas tales como los trastornos de ansiedad y depresión.
  • Higiene inadecuada del sueño (dormir siestas, consumir cafeína y/o alcohol, actividad física intensa antes de dormir, horarios irregulares de acostarse/levantarse, permanecer muchas horas en cama, realizar actividades intelectuales antes de dormir, etc.).
  • Enfermedades crónicas que cursen con dolor o falta de aire (enfermedades reumáticas, fibromialgia, EPOC, asma, insuficiencia cardiaca, reflujo gastro-esofágico, ulcera gástrica/duodenal).
  • Enfermedades que ocurren durante el sueño (síndrome de apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas, movimientos periódicos de las piernas, etc.).
  • Medicamentos (estimulantes, antidepresivos, supresión de sedantes o hipnóticos).
  • Patrón de sueño irregular, horarios de trabajo rotativo.
  • Idiopático (sin causa aparente).
  • Pseudoinsomnio (el paciente se queja que no duerme bien a pesar de que los estudios de sueño no muestran anormalidades).

¿Es un problema común?

  • El 95% de la población adulta ha tenido algún episodio de insomnio transitorio en su vida.
  • Las formas crónicas de insomnio (aquel que dura al menos 6 meses) sólo lo padecen entre el 8 y el 18% de las personas.
  • A pesar de ser un problema común sólo el 5% visita a su médico.

¿Quiénes tienen más riesgo de padecer insomnio?

  • Divorciados, viudas/os, desempleados.
  • Aquellos con enfermedades digestivas, reumáticas respiratorias y cardiovasculares.
  • Los ansiosos y depresivos.
  • Los sedentarios.
  • Quienes lleven un estilo de vida estresante.
  • Aquellos con horarios irregulares para acostarse y levantarse.
  • Los que consumen alcohol antes de irse a dormir.
  • Los fumadores.
  • Los que toman cafeína.
  • Los expuestos a ruidos ambientales.

¿Qué consecuencias puede tener el insomnio sobre mi salud?

  • Sensación de cansancio, fatiga o falta de energía.
  • Mayores probabilidades de ansiedad, depresión y stress.
  • Menor calidad de vida.
  • Mayor probabilidad de accidentes de transito y/o laborales.
  • Deterioro neuro-cognitivo (pérdida de memoria, trastornos de atención y aprendizaje).

¿A quién debo consultar si padezco de insomnio?

Se debe solicitar turno al consultorio de Medicina del Sueño o Trastornos del sueño.

¿Cómo se estudia a los pacientes con insomnio?

El primer paso es la historia clínica y una evaluación cuali-cuantitativa de trastornos de sueño mediante cuestionarios específicamente diseñados para tal fin. Otro estudio que se utiliza es la polisomnografía y la actigrafía.

¿Cómo se trata el insomnio?

Lo primero es identificar las causas que lo provocan. Hay medidas generales que se pueden aplicar a todos los pacientes con insomnio. Ellas son las llamadas reglas del buen dormir que incluyen:

- Medidas generales

  • Reducir el tiempo en cama (si Ud. se despertó y no puede volver a dormirse, levántese, no se quede en la cama).
  • Evite las siestas, el tabaco, el alcohol y el café.
  • Evite los ejercicios intensos cerca de la hora de acostarse.
  • Evite la actividad intelectual dos horas antes de acostarse.
  • Si Ud. no puede conciliar el sueño levántese y cambie de lugar. Solo vuelva a la cama cuando tenga sueño.
  • Evite comidas abundantes por la noche.

Otras medidas incluyen: terapias de relajación, terapias de restricción de sueño y psicoterapia.

- Medidas farmacológicas

Hoy en día hay una gran variedad de medicamentos para tratar los diferentes tipos de insomnios (sedantes, hipnóticos, antidepresivos). Como premisa general se debe identificar las causas que provocan el insomnio y seleccionar las drogas más apropiadas. Se debe evitar tomar “pastillas para dormir” sin hacer previamente un correcto diagnostico de los factores que favorecen el insomnio.