Para una limpieza regular

1 Pasa la aspiradora por el colchón. La aspiradora quita el polvo que puede provocar manchas cuando el colchón entre en contacto con la humedad, por lo que ayuda a mantenerlo limpio.
2 Prueba con un limpiador de tapicería. Ya que este tipo de limpiadores está diseñado para las superficies que entran en contacto con la piel (tal como los sofás), funciona también para limpiar el colchón, a menos que sufras de hipersensibilidad general a los limpiadores. Los limpiadores de tapicería también tienen la ventaja de eliminar los ácaros del polvo.
3 Usa un limpiador con enzimas. Los limpiadores con enzimas son efectivos para descomponer la "estructura" de las manchas y debilitarlas.

Limpia las manchas de causas desconocidas

1 Rocía la mancha con un limpiador cítrico y deja reposar durante 5 minutos.Después seca (sin frotar) todo el limpiador que puedas con un paño limpio y absorbente de color blanco. También puedes usar un detergente suave para platos.

Limpia las manchas de sangre 

1 Usa peróxido de hidrógeno. Aplica el peróxido de hidrógeno al colchón y sécalo mientras esté burbujeando. Quizás no puedas quitar la mancha por completo, pero al menos la debilitarás. Asegúrate de secar con un paño limpio y seco de color blanco.
Enjuaga la mancha con agua fría (el calor cocina las proteínas de la sangre).Frota la mancha con un ablandador de carne para eliminar las proteínas. Enjuaga el lugar y elimina el hierro de la sangre con un método para quitar las manchas de óxido.También puedes mezclar sal con agua corriente y verter la solución en una botella de rociar. Esta mezcla resulta particularmente efectiva para eliminar las manchas frescas de sangre.
3 Prepara una solución de bicarbonato de sodio. Prepara en un tazón grande una solución con 1 parte de bicarbonato de sodio y 2 partes de agua fría. Usa un paño limpio para aplicar la solución a la mancha y déjala reposar durante 30 minutos. Usa un paño humedecido con agua fría para enjuagar la solución restante y después absorbe la humedad con una toalla seca.
Aplícale un detergente. Mezcla en un tazón 1 cucharada de detergente líquido para platos 2 tazas de agua fría. Sumerge un paño blanco en la solución y ponlo sobre la mancha. Cepilla suavemente el área manchada con un cepillo de dientes y usa un paño húmedo para enjuagar la solución. Seca el lugar con una toalla seca.

Elimina las manchas y el olor de la orina

1 Seca toda la orina que puedas
Usa un limpiador con enzimas. Las enzimas asimilarán los cristales de ácido úrico que se encuentran en la mancha. Rocía el lugar con un limpiador con enzimas y
seca metódicamente
3 Cuando la mancha esté seca, espolvoréala con bicarbonato de sodio. Deja reposar el compuesto toda la noche y límpialo con la aspiradora al día siguiente.
  • También puedes crear una mezcla con 237 ml (8 onzas) de peróxido de hidrógeno y 3 cucharadas de bicarbonato de sodio. Esta mezcla funciona mejor si la rocías sobre el lugar.

 

Consejos 
  • Lava la ropa de cama todas las semanas con agua caliente para eliminar los ácaros del polvo.
  • Consigue una buena cubierta para el colchón. ¡No dejes que el colchón se ensucie en primer lugar! Es mucho más fácil poner una cubierta de colchón en la lavadora que limpiar el colchón entero, así que si usas una cubierta puedes ahorrar mucho tiempo.
    • Si tienes un colchón hecho de espuma viscoelástica con una cubierta impermeable de poliuretano, ten en cuenta que a pesar de que estas cubiertas son de buena calidad, no son muy duraderas y no debes ponerlas en la lavadora junto con las sábanas. La lavadora causa rasgones y roturas pequeñas en la cubierta, lo cual reduce significativamente su efectividad y puede ocasionar fugas. En vez de eso, limpia a mano la cubierta y revisa cuidadosamente si tiene roturas. Si no cuidas apropiadamente este tipo de cubiertas, pueden perder su efectividad en tan solo dos años.
  • Pasa la aspiradora por el colchón cada mes. Así reducirás el polvo que se acumula en el colchón. También puedes usar una cubierta contra el polvo para disminuir la suciedad y los ácaros.
  • Voltea el colchón una vez a la semana para ventilar cada lado. Así evitarás que aparezca el moho. Voltea el colchón por lo menos una vez al mes. De igual forma, asegúrate de revisar si no hay problemas para voltear el colchón, ya que algunos cuentan con superficies cómodas en solo uno de sus lados.